El florecimiento del deseo: una entrevista con Mari Ito

Hoy tengo la oportunidad de compartir una tarde con la artista Mari Ito. Nacida en Tokio (Japón) en 1980, estudió pintura tradicional japonesa en Tokio y mas tarde estudió Bellas Artes durante una temporada en Barcelona. Vive en la capital catalana desde 2006. En abril de 2015, la artista expuso su trabajo en la galería Esther Montoriol (Barcelona). Su exposición “Flors” (Flores) estaba llena de color, energía y deseo. Hoy vamos a intentar absorber un poco de su color y de su energía.

 

 

GC: Las flores, tan delicadas y tan poderosas al mismo tiempo… De donde viene tu atracción hacia ellas?

MI: Para mi las flores son como nosotros, como las personas. Hay muchos tipos de flores: delicadas, fuertes, con espinas… Y también hay muchos tipos de personas.

 

CG: Históricamente hablando, las flores están llenas de significados vinculados a lo efímero, a la muerte, a la belleza y al deseo. Qué significado (o significados) tienen las flores en tu obra?

MI: En Japón, se dice que las personas que tienen encanto “tienen una flor”. Para mi sería muy bonito si todas las personas pudieran “tener una flor” (encanto). Porque para nosotros una persona también puede no tener flor, y lo decimos mucho, “esta persona tiene flor, esta persona no tiene…”

Pero esta “flor” de la que hablamos no es de un solo tipo, hay muchas flores distintas y esto es lo que quiero transmitir con mi obra.

 

 

CG: La importancia del subconsciente en tu obra es realmente atractiva. Especialmente la manera en que transformas sentimientos en representaciones corpóreas. Qué efecto crees que tiene tu obra sobre el espectador?

MI: Creo que esto depende del espectador. Por mi parte no pretendo transmitir una sensación en particular, cada uno percibirá mis obras de una manera diferente. No quiero decirles como tienen que sentirse cuando ven mis obras. Yo pinto de acuerdo con mis pensamientos y mi imaginación, pero cada persona tendrá su interpretación sobre qué significa cada cuadro o cada escultura.


 

CG: La explícita referencia al subconsciente en parte de tu obra me hace pensar que te interesa la obra psicoanalítica de Sigmund Freud. Me equivoco? Qué te atrae de su teoría?

MI: Si, al principio de mi carrera artística me sentí muy atraída por la teoría de Sigmund Freud. Leí su teoría sobre el subconsciente donde habla del Id, el Ego, el Superego… y sentí una gran curiosidad hacia su teoría, especialmente la manera en que el ser humano vive y actúa bajo los efectos del subconsciente, por esto hice la serie de obras “Id”. No obstante, más adelante seguí otro camino y ahora no quiero hacer una explícita referencia al “Id” porque enseguida se relaciona con Freud. Por ejemplo, las obras que se llamaban “Id, El origen del deseo” ahora son solamente “El origen del deseo”.

“Yo pinto de acuerdo con mis pensamientos y mi imaginación, pero cada persona tendrá su interpretación”

 

CG: Freud no rechazaba ningún deseo en sus teorías, él buscaba en el subconsciente a fin de encontrar y analizar cada uno de nuestros oscuros y profundos deseos de nuestra mente. A mi modo de ver, tu tampoco rechazas ningún deseo en tus pinturas y esculturas: El origen del deseo – Malos sentimientos (2012) o El origen el deseo – La cadena de odio y tristeza (2008). De donde viene tu interés por estos deseos?

MI: Justo en 2011, el 11 de marzo concretamente, hubo un gran terremoto en Japón y ese mismo día yo llegué a Japón para una inauguración de mis obras. Luego hubo problemas de radioactividad en Fukushima y por eso ese año pinté obras relacionadas con los deseos negativos. Quería expresar mi rechazo hacia las centrales nucleares. Si no hubiera centrales nucleares no tendríamos problemas de radiación, pero tampoco tendríamos electricidad… Es un problema complicado pero que toca expresar.

Estas obras, El origen del deseo – Malos sentimientos (2012) y El origen el deseo – La cadena de odio y tristeza (2008), las presenté en la exposición “Flors” de la galería Esther Montoriol y, si te fijas, tienen la forma de nube de una explosión nuclear. Por lo que el vínculo entre estos sentimientos y la energía nuclear están inevitablemente presentes.

A lo largo de la historia, ha habido tantas desgracias tales como guerras, odio entre diferentes religiones, culturas… Me duele todo estas historias que provocamos nosotros mismos y por eso creo que toca expresarlo.

 

CG: A pesar de que vives y trabajas en Barcelona desde hace tiempo, tu obra no ha perdido la esencia del estilo japonés. Cómo logras mantenerte unida a tus raíces?

MI: Mhh… Esta es una pregunta difícil. A pesar de que vivo y trabajo en Barcelona desde 2006, tengo claros mis orígenes. Pretendo que mis obras tengan un elemento único que me defina a mi como artista y como artista japonesa. Por ejemplo, la mayor parte del tiempo trabajo con materiales que provienen de Japón, muy utilizados en la pintura tradicional japonesa. Pero quizá si siguiera viviendo en Japón mi estilo sería diferente, no lo se…

 

CG: Estudiaste por un corto tiempo Bellas Artes en la Universitat de Barcelona. Qué es lo que más te gustó de tu paso por esta ciudad? Barcelona ha influido en tu trabajo?

MI: Si, estudié un semestre en la UB. Creo que lo que más me gustó de la ciudad fue la variedad de estilos, de personas, de culturas y el estilo de vida. Barcelona es muy distinta a Tokio, mi ciudad, aquí la gente es más abierta, tiene el mar y la montaña cerca, siempre tiene buen clima. El ambiente es mucho más tranquilo que en Tokio, por eso me gusta mucho más vivir aquí. La variedad de personas y culturas en Barcelona también me atrae mucho.

En Japón no hay muchos extranjeros, ahora ya hay más pero desde que nací hasta que tuve 20 años sólo conocía japoneses, no conocía gente de otros países. Al llegar a Barcelona empecé a conocer gente de todas partes y eso me gustó mucho.

 

CG: A mi modo de ver, Barcelona te ha inspirado, al menos, para crear la obra Autorretrato en Barcelona – La finalización es no resuelta para siempre (2014). Esta pintura, para mi, proyecta un verano perfecto en la ciudad! Qué querías expresar con esta obra?

MI: “Autorretrato en Barcelona” fue idea de mi galerista. Me pidió que hiciera una obra sobre Barcelona, concretamente sobre un paisaje de Barcelona. Por eso pinté esta obra, como una pieza especial, un “semi-autorretrato” en la ciudad diferente a mi repertorio habitual.

 

CG: Viendo la Sagrada Familia en esta obra me hace preguntarme si te gusta el movimiento modernista catalán.

MI: Si, me gusta mucho la obra de Gaudí y de Doménech i Muntaner. Sobre todo el modo en que tratan las formas naturales como las flores, las ramas… Me atrajeron mucho desde un principio.

Mientras estudiaba en Japón fui a Viena de intercambio durante unos meses. Allí vi los edificios, el ambiente y no me atrajo. Más tarde decidí ir a Barcelona y la arquitectura me gustó mucho más, la arquitectura modernista me ha inspirado en mi carrera.

“En Japón, se dice que las personas que tienen encanto ‘tienen una flor'”

 

CG: Si no estoy equivocada, eres una admiradora del artista medieval Hieronymus Bosch (el Bosco). La manera en la que representaba la vida, la muerte, los pecados y los deseos es admirable. Qué influencia ha tenido Bosch en tu obra?

MI: Si, me atrae mucho su obra. Vi sus obras en el Museo del Prado y me interesaron mucho sus cuadros. Sobre todo el hecho de que ya en la época medieval se pudiera crear obras así…

 

CG: Con tu obra expresas emociones universales: el deseo, el odio, la felicidad, la tristeza… Son unos sentimientos con los que nos identificamos inmediatamente pero al mismo tiempo son muy difíciles de describir. Cual es tu interés artístico hacia estos sentimientos?

MI: Yo vengo de un país donde expresar todos estos sentimientos está mal visto. Yo crecí bajo este principio y todavía hoy me cuesta expresar odio, tristeza, rabia… En Japón tenemos un dicho: “hay que leer el aire”, esto significa que toca casi adivinar los sentimientos del otro. Como no está bien visto expresarse directamente, toca intuirlo. Como a mi me cuesta mucho enfadarme me gusta expresar de donde creo salen estos sentimientos que hay dentro de nosotros mismos.

 

Imágenes en orden descendiente:

  • Mari Ito, El origen del deseo, Alegría, 2013
  • Mari Ito, El origen del deseo -la cadena del odio y la tristeza, 2008
  • Mari Ito, El origen del deseo – Malos sentimientos, 2012
  • Mari Ito, Autorretrato en Barcelona – La Finalización es no resuelta para siempre, 2014

(Imágenes © cortesía de la artista)

No os perdáis su exposición en Igualada “Itomarisme” en el espacio Artèria, hasta el 2 de Julio de 2017.

Mari Ito y su maravilloso equipo durante todo el mes de Junio estarán trabajando en su obra más reciente en el la estación de Metro Universitat de Barcelona. Tampoco os lo perdáis! 

 

Sigue su progreso en Instagram @maribarcelona 

 

Advertisements

2 thoughts on “El florecimiento del deseo: una entrevista con Mari Ito

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s